Diseños de camas: ¿Alta o baja?

La elección de la altura de la cama es una cuestión meramente estética y de gustos personales, pero cada uno de estos estilos tiene sus pro y sus contras.

Veamos en detalle cuáles son las ventajas de las camas con una altura considerable y de las que son más bajitas.



Diseños de camas: ¿Alta o baja?

cama baja

Camas bajas

Se ven más modernas que los somiers altos, ya que dan a la habitación una estética minimalista fresca.

Las camas altas son más arriesgadas para personas mayores o que tienen niños. Muchos temen caerse de la cama y por ello prefieren que esta esté más cerca del suelo.

Las camas bajas no tienen espacio para guardar cosas debajo, esto puede ser una útil herramienta para evitar atesorar artículos innecesarios o tener un desorden infernal de artículos que están donde no deberían.

Hay que tener en cuenta que el despertar de estas camas implica un esfuerzo mayor que en las altas. No son recomendadas para personas mayores, con problemas en las piernas o sobre peso.

Las camas bajas generan menos alboroto, son elegantes y además súper apropiadas para espacios pequeños. Pero generan cierto tipo de incomodidad cuando se las debe arreglar, ya que hay que agacharse mucho.

cama alta

Camas altas

Son un clásico. Una cama alta nunca pasa de moda, por lo que es atemporal y no genera arrepentimientos con el paso del tiempo.

El despertar en una cama alta es mucho más fácil, sobre todo para personas mayores o quienes tienen problemas de movilidad.

Permiten contar con un espacio extra de almacenamiento. El lugar que queda bajo la cama permite guardar cestas, recipientes o cajones para organizar diversas cosas.

Otorgan un aspecto lujoso y caro a la habitación. Una cama alta con el respaldo atractivo hace mucho al dormitorio, se convierte en un punto focal, ahorrando así en accesorios y artículos decorativos.





Puede Interesarte


Comenta este articulo