Ideas prácticas para la decoración de la habitación del bebé

Después de tener en cuenta los aspectos de seguridad y confort en la habitación del bebé, es momento de pensar en ideas prácticas que incluir en su cuarto.

Un lavabo



Ideas prácticas para la decoración de la habitación del bebé

El tener un lavabo en la habitación del bebé no es un lujo sino una gran ayuda. Es habitual que se pase gran cantidad de tiempo en él y esto ahorra muchas visitas al baño.

Además, hay que pensar en el futuro. La habitación puede convertirse en el dormitorio del niño cuando crezca, en un dormitorio de invitados o en una sala de juegos. Un lavabo sería muy útil en todos estos casos.

habitacion bebe 6

Mobiliario

Los felpudos son muy útiles en la habitación del niño, pero conviene comprar los que se lavan fácil y que sean acolchonados si se tiene suelos duros.

En cuanto a los muebles, hay que pensar que lo más indispensable es una cuna y una silla cómoda para la madre, estantes para colocar libros, fotos y juguetes y un pequeño armario.

Un carro móvil puede ser útil, ya que permite almacenar los pañales del bebé, talcos, crema y otros productos de higiene diaria.

Si el bebé tiene una gran cantidad de juguetes, un armario pequeño o un baúl sirven para guardarlos y mantener el orden.

habitacion bebe 4

El piso

Lo esencial en la habitación del bebe es que se mantenga la higiene, por lo que la limpieza tiene que ser fácil y rápida.

El piso no tiene que ser resbaladizo, pero no debe poseer una superficie que sea rasposa para que el bebé no se lastime al gatear.

Los suelos de vinilo o de corcho son una buena opción, aunque hoy día hay miles de alternativas muy buenas.

habitacion bebe

Decoración

Las decoraciones superficiales tales como los cuadros y carteles son siempre una adición útil, y si se pintan las  paredes de colores se pueden agregar fácilmente diversos diseños a medida que el bebé crece.

Los colores deben ser brillantes y alegres, pero procurando no entrar en la gama de tonos chillones o demasiado luminosos ya que alteran el descanso del pequeño.

En el caso de los murales, lo mejor es optar por dibujos que le sirvan por mucho tiempo, evitando los típicos de bebés ya que con los años, el niño va a querer cambiarlos por ser demasiado infantiles.

En cuanto a la iluminación, conviene utilizar cortinas o persianas para que no le despierte la luz de la mañana. Estas pueden estar decoradas y ser el punto focal sobre paredes lisas.





Puede Interesarte


Comenta este articulo