Trucos simples para iluminar una habitación oscura

Una habitación oscura es ideal para dormir plácidamente, pero cuando ésta es así las 24 horas del día, ya no resulta tan agradable porque el dormitorio c comienza a parecerse a una cueva.

Una habitación suele ser oscura cuando no tiene ventanas o bien estructuras externas o árboles impiden el ingreso de la luz. En estos casos la remodelación es imposible, por lo que hay que optar por otras estrategias.



Trucos simples para iluminar una habitación oscura

habitacion oscura

Trucos simples para iluminar una habitación oscura

La iluminación

Tener sólo una fuente de luz hace que se genere una gran cantidad de sombra, dando al dormitorio un aspecto poco agradable. En cambio, el contar con al menos dos luminarias (mejor tres), genera una sensación de mayor luminosidad y casi ninguna sombra.

Es necesaria siempre una lámpara en la mesa de noche o empotrada en la pared cerca de la cama, y ​​si el cuarto es compartido, una luz para cada uno. A esto hay que agregar una luminaria en el techo, y si la misma está con el ventilador se matan dos pájaros de un tiro.

La tercera lámpara tiene que ir colocada través del cuarto, preferiblemente en diagonal a la luz de la mesa de noche.

El color de las paredes

Parece contradictorio, pero si la habitación es oscura, las paredes blancas NO son la mejor solución.

Si bien los colores claros hacen que un espacio pequeño parezca más grande, cuando se trata de un cuarto que es oscuro, pueden generar un resultado bastante desfavorable.

Colores claros como el blanco, se ven brillantes y alegres cuando la luz invade el cuarto, pero si no se cuenta con una suficiente iluminación el resultado es el contrario. Las paredes pintadas de tonos claros en una habitación poco iluminada toman un color grisáceo, sombrío, tenue y poco interesante.

En estos casos la mejor apuesta es pintar las paredes con tonos medios ricamente saturados, incluso se puede ir por una pintura brillante. Lo que sucede en una habitación oscura es que el color fuerte perderá intensidad y el color de tono medio se verá un poco más oscuro.

Los tonos más profundos no necesitan de la luz reflejada para verse bien, y además absorben sombras, por lo agregarán color y calor a la habitación.

Los espejos

Siempre hay que contar con un espejo en la habitación, y en el caso de un cuarto con poca luz esto es algo crucial.

El espejo, lo que hará en este caso es reflejar cualquier luz y añadir un poco de brillo al espacio, disipando de este modo las tinieblas. Si es posible, hay que colgar el espejo al otro lado de la ventana para incrementar la luz natural.

Cortinas

Una habitación oscura no es candidata para cortinas pesadas que bloqueen la poca luz natural que podría entrar por las ventanas. En su lugar hay que emplear cortinas transparentes sobre una persiana que se pueda bajar en la noche.

Las cortinas pueden ser de colores claros para añadir algo de contraste contra las paredes de tonos fuertes.

Ropa de cama y muebles

En una habitación oscura el mobiliario y la ropa de cama oscura pueden desaparecer visualmente.

Si se pinta el cuarto de tonos medios saturados o brillantes, hay que agregar contraste con muebles de un acabado medio y completar el efecto de brillo con la ropa de cama y los accesorios en tonalidades claras.





Puede Interesarte


Comenta este articulo