Decoración emocional para crear espacios más humanos

La decoración emocional, término acuñado por la diseñadora inglesa Ilse Cawford en el año 2005, es una respuesta a los estilos decorativos y hábitos de vida que se fueron gestando a partir de la era de la revolución industrial.

La génesis de este movimiento fue bastante extensa, pero lo suficientemente poderosa como para motivar el retorno a lo natural y auténtico, humanizando así el diseño de las cosas.



Decoración emocional para crear espacios más humanos

La decoración emocional busca recrear ambientes con una impronta ecléctica, acogedores y placenteros,  y con muchos detalles finos pero sin ser ostentosos en lo absoluto. Quienes adoptan este estilo consiguen espacios llenos de luz, color y personalidad capaces de contar historias y deleitar los sentidos.

La decoración emocional vendría a ser la antítesis del minimalismo y del estilo industrial. En esta tendencia abundan las formas suaves y redondeadas, texturas agradables a la vista y al tacto, como también una iluminación cálida que invita al relax constante.

Las bases de la decoración emocional son:

Elementos vintage, no en abundancia, pero sin en preponderancia.

Equilibrio entre modelos de mobiliario y piezas decorativas viejas con los contemporáneos. (Utilizando estos elementos se pueden obtener espacios muy personales).

Predominan las formas curvas en todo el diseño.

Busca la voluptuosidad y semejanza a las formas humanas, para potenciar la sensación de naturalidad.

Favorece la creación e integración de espacios pequeños que permiten la soledad mediante la incorporación de biombos, cortinas, o estructuras móviles.

Responde a la necesidad de las personas de poder contar con espacios alegres en donde puedan encontrar contención y placer.

En resumidas cuentas la decoración emocional es la respuesta más acertada a la hora de decorar un hogar, a tal punto que la han implementado prestigiosos diseñadores de todo el mundo en los más importantes hoteles, con el fin de que los huéspedes se sientan como en su propia casa.





Puede Interesarte


Comenta este articulo