El elemento inesperado en la decoración

Toda decoración cuenta con elementos que son imprescindibles, siempre están presentes en diversidad de colores, estilos y formas porque son absolutamente necesarios para dar vida a un conjunto o ambiente determinado, como también por el uso habitual que se les da.

Pero, para crear mayor impacto en un espacio, es necesario romper con esta rutina visual con el fin de que el sitio no pase desapercibido. Este rol lo cumple justamente el elemento inesperado.



El elemento inesperado en la decoración

elemento inesperado 4

Cabe destacar que muchas veces, los elementos inesperados pasan de ser algo original a algo de moda y con el tiempo se convierten en tendencia, perdiendo así su capacidad de asombro. Pero mientras esto no ocurre, se pueden aprovechar sus ventajas.

Un elemento inesperado es algo que aparentemente nada tiene que ver con el resto de los accesorios decorativos, es muy diferente a pesar de poseer algunas similitudes muy simples (color, textura, etc). Es literalmente, un detalle que sorprende, llama la atención y atrae a quien lo ve.

El elemento inesperado impacta, es transgresor, viene a desmantelar lo anodino de la decoración de una habitación y marcar la diferencia. Con el tenemos la posibilidad de dar nuestro sello, poner en marcha nuestra imaginación y brindarle a la habitación un poco de la esencia que nos caracteriza.

Este objeto o detalle puede ser cualquier cosa que se nos ocurra y que a pesar de su discrepancia, guarde relación o sea un elemento de unión entre los demás objetos de la sala.

Como el elemento inesperado se convierte en el protagonista de un espacio, también funciona como punto focal y permite marcar un estilo decorativo.
Mediante su inclusión podemos evitar que el conjunto decorativo sea predecible y estructurado, abriendo puertas a innumerables variables posibles. Veamos algunos ejemplos muy divertidos!





Puede Interesarte


Comenta este articulo