Pintura o papel tapiz. ¿Cuál elijes?

Una de las mejores y más notorias formas de darle una nueva cara a un espacio de tu casa es mediante la pintura o el papel tapiz. La cuestión es definir cuál de los dos te conviene, por ello en este post te digo cuáles son las ventajas (y desventajas) de cada opción.

La apariencia de las paredes es determinante, definen completamente el estilo de una habitación y por ello es tan importante tomar decisiones acertadas. Pues bien… ¿pintura o papel tapiz?



Pintura o papel tapiz. ¿Cuál elijes?

La pintura

Es más sencilla de colocar que el papel, también más barata ya que solo basta con lijar un poco la pared y aplicar las capas necesarias de pintura con una brocha o rodillo.

A diferencia del tapiz, la pintura se puede cambiar sin generar grandes trastornos, basta con aplicar un par de pinceladas por encima para cambiar el color. El tener que reemplazar un papel por otro es más trabajoso, y además si la pared queda dañada hace falta eliminar los restos con rasqueta.

La pintura es idónea para quienes colores lisos y para los que desean combinar diferentes tonalidades en un cuarto. Los estampados del papel tapiz son más limitantes y además crean sensación de agobio en habitaciones pequeñas.

Pintar una habitación puede ayudar a mejorar aspectos estructurales de la misma como por ejemplo elevar visualmente el techo o dar sensación de amplitud como estrechez.

La pintura sirve tanto para exteriores como interiores, así como vienen versiones anti-humedad para cuartos con humedad constante como cocinas y baños.

La pintura se puede aplicar sobre todo tipo de superficies, sean lisas como rugosas, incluso también sobre vigas de madera, piedra, etc. Los muebles también pueden renovarse cuando se los pinta, actualmente se utiliza mucho la chalk Paint ya que brinda acabados espléndidos.

El papel tapiz

El papel tapiz permite conseguir una variedad de estilos gracias a los variados diseños que se encuentran en el mercado. Tiene la capacidad de hacer que un cuarto normal se vea impresionante al instante.

Es ideal para la habitación de los pequeños porque un papel con motivos infantiles ayuda a estimular la imaginación y creatividad, además de dar una apariencia dulce y juguetona.

Posee dibujos y patrones que son imposibles de conseguir con la pintura, la alta definición que tienen sus diseños hace que genere un efecto óptico y decorativo sin igual.

Actualmente los papeles tapiz que se encuentran disponibles son muy fáciles de poner y quitar, solo es cuestión de saber darse maña o contratar a un especialista.

Para cubrir defectos en una pared se recomienda el papel tapiz con base de lino, aunque son más trabajosos a la hora de quitarlos. Los que son a base de tejido no tejido tienen un menor grosor y son más sencillos de colocar, pero solo se aplican sobre superficies lisas y sin defectos.

El papel tapiz se limpia con facilidad, pero conviene comprobar bien la resistencia del mismo dependiendo de la zona en donde se lo vaya a emplear. No es lo mismo el papel tapiz de un dormitorio que el que se pueda colocar en una zona de paso.

Es muy elegante, viste el espacio sin necesidad de agregar decoraciones extras, y al igual que la pintura se lo puede aplicar sobre los muebles.

 





Puede Interesarte


Comenta este articulo