Cómo limpiar los muebles antiguos

Los muebles antiguos para mantenerlos intactos y en todo su esplendor es necesario propiciarles cuidados adecuados.

En esta nota te enseñaré las claves que tienes que poner en marcha para cuidar tus muebles antiguos.



Cómo limpiar los muebles antiguos

La limpieza de un mueble antiguo tiene que ser cuidadosa con tal de poder darle brillo y aspecto original sin generar daños en la superficie ni eliminar lo que no sea suciedad.

Por tanto, sea cual fuere el producto a usar es esencial probarlo antes de aplicarlo en todo el mobiliario, esta prueba la puedes hacer en una parte del mueble que no esté a la vista.

El paño que uses para realizar la limpieza tiene que ser suave y no dejar pelusas ni marcas en el mueble; evita los trapos que ya estén deshilachados como también los que dejen hebras o que puedan generar algún daño en la superficie.

Los muebles que han sido tratados con cera son suaves y untuosos cuando se los toca, para poder limpiarlos correctamente es necesario primero quitar el polvo con un paño suave y después humedecer el trapo con trementina y frotar con suavidad.

En las partes donde veas mayor suciedad pegada puedes esparcir unas gotas de trementina y dejar reposar por unos minutos, después frota con un algodón, y cuando el producto se haya secado esparce cera nuevamente.

Los muebles laqueados son brillantes y se sienten secos cuando se los toca; en caso de que el mueble esté rayado, la superficie de la rotura se tornará mate y la superficie se cuarteará. Para devolverles el brillo hay que hacer una muñequilla de tela y enrollarla a una bola de algodón embebida con alcohol.

Disuelve escapas de goma laca en alcohol, humedece la muñeca y aplica en la superficie del mueble con movimientos circulares, y pasa un algodón limpio en las partes húmedas. También puedes hacer una solución con dos partes de trementina, una de alcohol y una de aceite de linaza, embebe un algodón  con este preparado y frota el mueble.

Los muebles tallados se limpian con una brocha para quitar la suciedad de las hendiduras, seguidamente se frotan y lustran. Los que tienen apliques en dorado no se pueden frotar sino que para limpiarlos tienes que parar  un pincel de crin y en caso de pasar un trapo húmedo tienes que esperar a que se evapore el agua y nunca frotar.

Los muebles enchapados tienen que tener la superficie bien adherida para poder limpiarlos y no generar daños; los que tienen colores o dibujos se pueden realzar con aceite de almendras dulces. Por último, los muebles con partes en cuero tienes que humectarlos al menos una vez por año para que no se cuarteen, esto se logra con aceite de ricino y en caso de que el cuero sea claro, lo haces con vaselina.





Puede Interesarte


Comenta este articulo