Cómo quitar la pintura vieja de las paredes

Si deseas quitar la pintura de las paredes, lo primero que necesitas saber es que no existe una manera fácil de hacerlo. La pintura es fabricada justamente para adherirse a las paredes y suele hacerlo de manera muy eficaz.

Pero no hay que desesperarse, si bien puede no ser una tarea fácil, hay maneras efectivas de quitar la pintura de las paredes que pueden hacer el trabajo más sencillo, limpio y seguro.



Cómo quitar la pintura vieja de las paredes

quitar pintura pared

Consideraciones generales

Lo primero que hay que preguntarse es si realmente es necesario quitar la pintura de sus paredes. Si está en perfectas condiciones, quizás solo haya que pintar sobre ella, a menos que la de base sea oscura y la nueva no, en este caso hacen falta una o dos capas de una pintura de imprimación.

En los casos que conviene eliminar completamente la pintura vieja es cuando se está cayendo, hay grietas, humedad o descamaciones.

Todo el proceso será sucio, independientemente de la forma elegida para quitar la pintura vieja por lo cual conviene quitar todo el cualquier mobiliario y cubrir el piso con papeles o trapos.

Hay buenas maneras para aflojar la pintura de las paredes:

Los removedoras de pintura

Estos rompen la estructura química de la pintura, volviéndola suave y fácil de eliminar con el rascador. Vienen en varias presentaciones: líquido, gel o aerosol.

Es importante usar guantes y lentes de protección, además de estar en un área de trabajo bien ventilada.

Se aplican según las instrucciones y se dejan reposar un tiempo determinado antes de proceder al retirado de la pintura.

Calor

La aplicación de calor afloja la pintura de las paredes. Un método seguro es utilizar una placa de calor especial para esta tarea, y nunca emplear un dispositivo de llama abierta, puede causar un incendio y además demasiado calor puede liberar gases tóxicos

Lijado

Esta es la forma menos simple de quitar la pintura, además produce una gran cantidad de polvo que se mantiene en el aire durante mucho tiempo y supone un peligro para la salud.

Si es necesario lijar, hay que mantenerlo a un mínimo. En el caso de pinturas con plomo, existentes en algunas casas viejas, nunca hay que lijarlas porque el plomo puede ser fácilmente aspirado cuando se lo convierte en polvo.





Puede Interesarte


Comenta este articulo